Menos piel y más chat: ¡ Amores ciberneticos !


1152174733 1 257x300 Menos piel y más chat: ¡ Amores ciberneticos ! Pareciera que comunicarse, hablar mirando a la otra persona, sentarse en una misma cama, compartir un buen libro durante media tarde, comer acompañados, dormir juntos, decir hola, buenos días, sonreír, flirtear con la persona que más se ama, volver el mundo de cabeza a la otra persona, abrazar y besar, hacen parte de las relaciones de antaño que no son vistas como las actuales, las cuales requieren menos piel y más chat: ¡Amores ciberneticos!

En el siglo XXI es común que muchas parejas se comuniquen a través de las famosas redes sociales porque su tiempo es reducido, trabajan todo el día, y porque tal vez sienten que de esa manera es más fácil mantener una conversación en la red o través de mensajería de texto, la cual requiere de menos tacto, y se aleja de una comunicación eficiente, bajo el concepto de intimidad, sin dudas, crisis emocionales y con relaciones afianzadas en el amor, respeto y tolerancia.

El uso del mensaje de texto, e-mail,  correo de voz, chat, así como las aplicaciones de blackberry, whatsapp, y las redes sociales de Facebook y Twitter, entre otras, son herramientas de doble filo que convierten las relaciones en menos piel y más chat: ¡Amores cibernéticos! Y es que, las redes sociales no son las culpables de tantas rupturas de parejas, sino el uso incorrecto que los seres humanos le dan a esos instrumentos digitales, los cuales fueron creados para facilitar las comunicaciones, pero sin dejar que éstas se vuelven poco efectivas y asertivas.

Como consecuencia de ese mal uso, aparecieron otros factores emocionales, como: falsos apegos, parejas controladoras, seres humanos inseguros, personas tóxicas, celosas, infieles, y las parejas que no logran ponerse de acuerdo para mejorar sus relaciones y comunicaciones. Lo ideal sería que, tanto hombres como mujeres, pudieran tener un equilibrio en el uso que dan a las redes sociales, a las comunicaciones de la era 3.0 y a sus dispositivos móviles, aprendiendo a dedicarse más tiempo de calidad para ambos. Así que, practique actividades que involucren situaciones reales y no digitales que demandan menos piel y más chat: ¡Amores cibernéticos!

Comenta con tu Cuenta de Facebook

comentarios




Leave a Reply